Pensamiento abstracto: concepto, ejemplos, formularios, ¿cómo desarrollar?

Mirando por la ventana

Pensar es una forma especial de cognición, que es peculiar solo para las personas. Los psicólogos distinguen una gran cantidad de diferentes tipos de pensamiento, cada uno de los cuales juega su propio papel en los procesos cognitivos. Hoy hablaremos sobre pensamiento abstracto (o resumen-lógico). Se forma en humanos aproximadamente a la edad de 7 años e implica manipular conceptos generales en lugar de objetos o fenómenos específicos.

¿Qué es el pensamiento abstracto?

El pensamiento abstracto es la manipulación de conceptos abstractos. Estos son conceptos que no corresponden a objetos o fenómenos concretos. Estas pueden ser generalizaciones (hombre, animal, perro), así como varios conceptos que reciben su significado directamente en el proceso de pensamiento o discusión (número, moralidad, materia).

En la lógica dialéctica, el resumen se opone al concreto. Por ejemplo, podemos hablar de un perro concreto, y podemos hablar de un perro o un animal en general; esto ya es una abstracción. Uno puede hablar sobre el hecho de que hoy el clima exterior es malo: lluvia y tormenta eléctrica, y puede hablar sobre el clima como un fenómeno en general.

Para comprender adecuadamente qué es el pensamiento abstracto, es importante comprender el significado de los términos «abstracción» y «abstracto». La abstracción es la abstracción de parte de las propiedades de un objeto. Por ejemplo, en la pintura, implica que el artista descarta parte de las propiedades visuales de los caracteres y objetos para enfatizar otras propiedades y transmitir ciertas emociones. La abstracción es el proceso mismo de generalizar y simplificar, descartar detalles específicos que no son importantes en el contexto actual.

El pensamiento abstracto nos permite pensar en varios objetos y fenómenos sin especificar sus propiedades. Usándolo, podemos visualizar y comprender alguna situación sin formular lo que está sucediendo en palabras o recrear cualquier imagen en nuestras mentes. Siendo la forma de pensar más rápida disponible para nosotros, nos permite encontrar rápidamente formas extraordinarias de resolver problemas que surgen ante nosotros.

Diferencias del pensamiento «concreto»

El pensamiento abstracto y concreto puede considerarse como opuestos el uno del otro. El primero está dirigido a la conceptualización y la generalización, mientras que el segundo concretiza un objeto o fenómeno, le da fundamental importancia a él o sus propiedades.

El pensamiento concreto o de objeto de concreto surge a los 18 meses de edad y se desarrolla hasta aproximadamente los 7 años de edad. Usándolo, el niño puede resolver problemas usando objetos concretos y sus imágenes. Al mismo tiempo, no puede distraerse de los objetos reales, los conceptos y categorías abstractas son inaccesibles para él.

El pensamiento abstracto o lógico abstracto surge en un niño a los 7 años de edad, después de lo cual se desarrolla a medida que se forma su personalidad. Junto con él, recibe la capacidad de operar con categorías que no existen en naturaleza real en forma de objetos o fenómenos concretos.

Ejemplos de pensamiento abstracto

El ejemplo más obvio de pensamiento abstracto son las operaciones matemáticas. Podemos usar matemáticas en la vida real contando o medir objetos y fenómenos concretos. Pero también podemos abstraer completamente de la realidad utilizando valores abstractos.

Por ejemplo, todos entienden perfectamente lo que significa el número 10, incluso si no estamos hablando de 10 objetos concretos. Además, las acciones matemáticas son abstractas. Podemos sumar, dividir, multiplicar y restar sin implicar objetos concretos.

Un ejemplo menos obvio pero mucho más extenso es el lenguaje de nuestra comunicación. Consiste en una gran cantidad de unidades léxicas abstractas, la mayoría de las cuales son de una forma u otra en comparación con objetos y fenómenos reales, pero en la conversación de ninguna manera siempre están vinculadas a algo concreto. Las oraciones que usamos en el habla son las cadenas lógicas abstractas de los lexemas, que nuestro interlocutor puede comprender e interpretar de manera bastante inequívoca.

Formas de pensamiento abstracto

El pensamiento abstracto puede tomar tres formas: concepto, juicio e inferencia. Por lo general, cuando se piensa de manera abstracta, una persona usa constantemente las tres formas. Consideremos a cada uno de ellos con más detalle.

  1. Concepto. Esta es una abstracción generalizada que describe un objeto o fenómeno particular, pero no apunta a un objeto o evento específico. Ejemplos de conceptos: una persona (una persona abstracta, no un individuo concreto), una casa, un perro
  2. Juicio. Es una declaración que contiene información sobre una propiedad de cierto objeto. Los juicios se dividen en verdadero y falso, y en simple y complejo. Un juicio simple indica un solo hecho, mientras que un juicio complejo puede describir un patrón o una relación de causa y efecto. Por ejemplo, el juicio «la hierba es verde» es simple y verdadero, mientras que el juicio «no nos deslizamos de la tierra porque es plana» es complejo y falso.
  3. Inferencia. Una inferencia es un nuevo juicio formulado sobre la base de varios otros. Representa el resultado de la cognición racional (es decir, no derivada empíricamente). Un ejemplo de una inferencia basada en dos juicios: «Había dulces en este jarrón esta mañana» + «Ahora el jarrón está vacío» → «Alguien se comió todos los dulces».

¿Cuáles son los beneficios del pensamiento abstracto?

El pensamiento abstracto es una fuente de ideas creativas, que se necesitan en casi todas las profesiones. La creatividad le permite encontrar ideas para nuevos proyectos, encontrar soluciones inusuales para las tareas en cuestión, seleccionar herramientas para usted y crear otras nuevas. El enfoque creativo es útil en todas las esferas de la vida, y se basa principalmente en la capacidad de pensar de manera abstracta.

El pensamiento abstracto desarrollado ofrece ventajas como:

  • capacidad para resolver problemas complejos;
  • un alto nivel de inteligencia;
  • alto nivel de creatividad;
  • una aptitud para varias artes;
  • capacidad de ir más allá de los estereotipos;
  • capacidad para generar nuevas ideas;
  • capacidad para predecir y evaluar las perspectivas del proyecto;
  • La capacidad de detectar posibles dificultades.

¿Cómo desarrollar el pensamiento abstracto?

Como ya hemos establecido, la capacidad de pensar de manera abstracta es muy importante, por lo que cualquiera debería trabajar para desarrollarlo. Al igual que otras habilidades cognitivas, el pensamiento abstracto se desarrolla activamente practicándolo. Hay 5 ejercicios simples pero efectivos que puede hacer para hacer esto:

  1. Dando sentido a un objeto abstracto o fenómeno. Cada uno de nosotros opera constantemente con varios conceptos abstractos, por ejemplo, como «amor», «amistad», «respeto», etc. Un muy buen ejercicio para desarrollar la capacidad de pensar de manera abstracta es tratar de comprender qué representa cada uno de estos conceptos abstractos. Tienes que conceptualizarlos y definirlos en palabras simples y comprensibles.
  2. Juego de asociación. A los niños les encanta jugar a este juego, o mejor dicho, lo hacen de forma involuntaria. Al mirar las nubes, reconocen en ellas imágenes familiares. Pueden decirte cómo es un coche parado al costado de la carretera, qué forma tiene un árbol, cómo suena el sonido de una aspiradora o una lavadora. Los niños hacen esto involuntariamente, porque están estudiando el mundo y todo lo que les rodea les interesa. Pero los adultos deberían jugar este juego con más frecuencia, tratando de reconocer imágenes familiares en los contornos de los objetos, buscando asociaciones con ciertos sonidos, tratando de comprender cuál es el sabor de tal o cual plato.
  3. Desarrollo del pensamiento figurativo. El pensamiento lógico abstracto depende en gran medida del pensamiento figurativo. Por tanto, para su desarrollo es útil utilizar activamente la capacidad de pensar en imágenes. Para hacer esto, puede recordar los eventos ocurridos durante el día, tratando de restaurar en la imaginación imágenes visuales, voces y otros sonidos, emociones, olores y sabores experimentados. Al hacerlo, el detalle es importante. Por ejemplo, al recordar el rostro de alguien, es deseable visualizar claramente la forma de la nariz, los ojos y otros detalles.
  4. Uso de metáforas. Para poder crear una buena metáfora, se necesita un pensamiento abstracto bien desarrollado. Y se puede desarrollar utilizando esta función. Para ello, es útil leer ficción, en la que a menudo hay metáforas interesantes e inesperadas. También es útil aplicarlos en la comunicación cotidiana, intentando, por supuesto, que parezca apropiada. Sin embargo, si no está seguro de la calidad de la metáfora, no es necesario expresarla en absoluto.
  5. Encontrar la esencia. Es muy útil para llegar al fondo de diversos eventos, fenómenos e incluso de tus propias acciones. Para ello, puedes plantearte preguntas sobre todo lo que nos rodea. Ejemplos de tales preguntas son: «¿Por qué esto tiene esta forma particular?», «¿Por qué estoy haciendo este trabajo de esta manera particular? ¿No debería hacerlo de manera diferente?», «¿Cuál será el resultado de mis acciones?¿Es esto exactamente lo que necesito?”, “¿Puedo simplificar mi trabajo para lograr el mismo resultado con menos esfuerzo?”. Encontrar respuestas a preguntas como estas no sólo ayudará a desarrollar el pensamiento abstracto, sino que también puede hacer la vida notablemente más fácil.

Conclusión

El pensamiento abstracto es una de las formas más importantes de cognición. Nos permite pensar rápidamente para adaptarnos a las condiciones cambiantes y encontrar soluciones a diferentes problemas. También nos da la capacidad de pensar creativamente, crear cosas nuevas, generar ideas innovadoras y alcanzar nuestro máximo potencial en cualquier actividad. No todo el mundo está igualmente desarrollado, afortunadamente, puedes desarrollar el pensamiento abstracto utilizando los ejercicios que hemos visto hoy.