Lealtad: qué es, ejemplos de la vida, pros y contras

Perro

La devoción es un fuerte compromiso, que se basa en el amor y se manifiesta de manera permanente, a pesar de las dificultades y obstáculos. La devoción puede manifestarse tanto en una forma pasiva, es decir, en la disposición interna de ser fiel bajo cualquier circunstancia, como en una forma activa, es decir, en acciones y hechos concretos que demuestran compromiso con una persona y sus ideas.

Una persona comprometida se adhiere a la firmeza en sus creencias, consistencia en la realización de acciones. Como regla general, puede convertirse en un gran amigo y siempre se puede confiar en un cierto asunto.

La característica clave de la lealtad es un deseo interno. Es imposible ser leal «de debajo de un palo», bajo la presión del trabajo u otras circunstancias. La verdadera lealtad no se basa en la subordinación, sino en un deseo interno, del libre albedrío.

Ejemplos de devoción

El tipo de lealtad más común que los psicólogos generalmente encuentran es la lealtad a la pareja de uno. Sí, hay sindicatos que se basan, por ejemplo, en las obligaciones sociales, cuando los problemas financieros y de otro tipo mantienen a las personas juntas. Pero esta devoción no se puede llamar devoción, más bien, es desesperanza. La verdadera lealtad es el deseo de estar juntos independientemente de las circunstancias externas, como dicen, para bien o para mal.

Demostrar lealtad capaz de no solo personas. Se puede ver un vívido ejemplo de lealtad en los animales. El ejemplo más memorable de devoción animal es la historia del perro Hachiko. El dueño del perro, a quien el animal sintió un fuerte apego, murió en el camino. Sin embargo, su perro, por supuesto, no entendió esto, y continuó esperándolo en la estación, donde siempre regresó, en cualquier clima. Entonces Hachiko esperó a su maestro durante 9 años, 9 meses y 15 días. Como resultado, el desafortunado perro también murió en esta estación. Este acto es uno de los mejores ejemplos de devoción.

La lealtad puede manifestarse en relación con las creencias religiosas, políticas y de otro tipo. La categoría de devoción de los militares a su deber es generalizada. Otro ejemplo es la lealtad a la patria: el comportamiento humano, que está completamente dirigido a la realización de los intereses estatales.

Variedades de lealtad

La devoción puede relacionarse con cualquier momento de la vida de una persona. Los psicólogos distinguen las siguientes variedades de devoción, dependiendo de la esfera de la vida social:

  • devoción marital – lealtad de una persona amorosa a otra;
  • lealtad al estado de uno, manifestado en un sentido del deber y el patriotismo, rechazo;
  • devoción profesional: manifestado en forma de amor, lealtad a la profesión elegida;
  • Devoción personal: una persona está completamente dedicada a sí misma, a sus objetivos, hace todo por su realización;
  • devoción religiosa;

Pros y contras de la devoción

La devoción se caracteriza por una fuerte connotación positiva. El cumplimiento de las opiniones aceptadas es la base de una persona fuerte y bien moderada. Sus palabras, las acciones siempre provocan una gran confianza en contraste con las personas que pueden cambiar rápidamente su opinión, no se adhieren a reglas estrictas. La capacidad de sacrificarse a sí mismos, sus sueños por el bien de otra persona o algo en la vida, demostrar la fuerza del alma y los pensamientos de una persona, la dureza de su carácter, la presencia de un núcleo interno fuerte.

En la vida, todas las relaciones caras se basan en la lealtad, la fidelidad. Para ellos se puede atribuir sentimientos como la amistad, el amor. A cada persona le gustaría encontrar en la vida un amigo leal, un amado cónyuge. Es muy importante que una persona se dé cuenta de que siente amor, fe, que es querido para alguien.

Pero la devoción también puede tener cualidades negativas si se convierte en su forma hipertrofiada: fanatismo, dependencia real. Si una persona está excesivamente dedicada a su trabajo, negocios profesionales o amigo, ya es peligroso. La lealtad excesiva puede llevar al hecho de que una persona, al ver el significado de su vida en el objeto de su devoción, pierde el significado de su propia vida. En este caso puede perderse. Puede perder sus deseos, sueños que le dan fe en sí mismo, no poder darse cuenta de sus potencialidades.

La devoción a ciertos ideales, creencias políticas o religiosas puede hacer que una persona se sacrifique a sí mismo. La devoción a la idea de la justicia puede conducir a la pérdida de la salud de las personas que no comparten estas ideas. La devoción a los amigos, por la propia causa puede conducir a la pérdida de recursos personales. Por ejemplo, acepta hacer trabajos de tiempo extra gratuitos, intenta encontrar ciertos compromisos con su conciencia para justificar el comportamiento de otra persona, no puede decir firmemente «no» a una persona en particular porque tiene miedo de ofenderlo o perder su confianza.

Conclusión

El valor de la devoción es que no hay posibilidad de comprar o fingir este sentimiento. Se considera el regalo más importante de la vida, que una persona puede dar a otra. Las personas que sienten lealtad hacia usted con todo su corazón deben ser valoradas y apreciadas. La lealtad es frágil, y un paso equivocado puede destruirlo