Autenticidad: lo que es en palabras simples, ejemplos, atributos

Unidad con la naturaleza

El término «autenticidad» tiene muchos significados, y todos ellos implican que algún objeto ha preservado su verdadera naturaleza y no ha sucumbido a la influencia externa. Esta palabra se aplica a las obras y documentos literarios escritos en el idioma original, a la cultura popular preservada, al estilo del autor en la pintura y muchas otras cosas. Hoy hablaremos sobre lo que es la autenticidad desde el punto de vista de la psicología, y examinaremos en detalle cómo se manifiesta, con qué cualidades de carácter está asociada y cómo desarrollarlo en sí mismo.

¿Qué es la autenticidad en la psicología?

La autenticidad es la capacidad de una persona para retener sus puntos de vista, para mantenerse y ajustarse a sus propias ideas sobre la vida, independientemente de las circunstancias externas. Una de las principales manifestaciones de esta calidad es la congruencia: la consistencia de las palabras, acciones y creencias de una persona.

El término se deriva de la palabra griega αὐθεντικός (leída como «outhentikos»), que significa «auténtico». En psicología, esta palabra se refiere a una calidad especial de carácter que permite a una persona retener sus sentimientos, pensamientos y creencias sin ser influenciado por las influencias externas. En otras palabras, las propias creencias de una persona auténtica son tan fuertes que rara vez escucha las creencias de los demás.

La persona auténtica siempre está atenta a los procesos de su mundo interior. No intenta «ser él mismo»; Para él, esta es la norma natural del comportamiento. Sus creencias, deseos y emociones no están distorsionadas por los mecanismos de defensa de la psique o el deseo de ajustarse a un patrón impuesto externamente. Todos sus pensamientos están alineados con sus acciones, y debido a esta integridad, una persona auténtica puede contrastarse con una personalidad neurótica.

¿Cómo se manifiesta la autenticidad?

En el comportamiento de una persona, la autenticidad se manifiesta en sinceridad, apertura y honestidad. Tal persona siempre dice abiertamente lo que él o ella piensa, no ve necesidad de ser hipócrita y no recurre a mentir porque él o ella no comete actos sobre los cuales uno tendría que mentir. Una persona auténtica siempre es sincera y honesta consigo misma. No tiene miedo de admitirse a sí mismo sus errores y está guiado en todas sus acciones por la moral y no por los deseos inmediatos.

Los psicólogos creen que las manifestaciones de autenticidad en el comportamiento de una persona contribuyen al desarrollo de una autenticidad aún mayor. Si una persona comienza a vivir «según la conciencia», le gusta, y en el futuro tiende a realizar solo aquellas acciones que están justificadas internamente. Al mismo tiempo, una persona auténtica a menudo está más limitada en tomar decisiones, porque la manifestación principal de la autenticidad es la lealtad a uno mismo y los principios de uno.

Signos de una persona auténtica

La autenticidad en la psicología se considera una característica de una persona que rechaza los roles impuestos por la sociedad. Tal persona siempre escucha a sí misma en lugar de adaptarse a los patrones y expectativas aceptados de los demás.

La persona auténtica posee tales cualidades y características de pensamiento como:

  • Disconformidad. No acepta opiniones y creencias impuestas, pero siempre escucha a sí mismo. Al mismo tiempo, el no conformismo en el sentido tradicional no es peculiar para él, porque una persona auténtica, a diferencia de un inconformista, no busca oponerse a los demás.
  • Responsabilidad. Debido al deseo de independencia, una persona auténtica entiende a una edad temprana el grado de responsabilidad de sus propias decisiones y acciones. Es imposible permanecer fiel a uno mismo y los principios de uno al ser irresponsable.
  • Conciencia. Este es uno de los componentes más importantes de la autenticidad. Tal persona entiende qué emociones está sintiendo y por qué. Al mismo tiempo, a menudo analiza sus sentimientos, tratando de entender su significado, pero nunca evalúa sus deseos y no se culpa a sí mismo por ellos. Se da cuenta de que los intentos de renunciar a algunas de sus cualidades son intentos de renunciar a una parte de sí mismo.
  • Congruencia. Con este término, los psicólogos generalmente describen la consistencia del comportamiento y el estado interno de una persona, la conformidad de sus acciones a las palabras que dice.
  • Aceptación. Cada persona a veces comete errores y compromete actos contrarios a sus principios. Para la mayoría de las personas, esto causa disonancia cognitiva, pero una persona auténtica puede reconocer su error y aceptarlo, mientras mantiene la integridad.
  • La habilidad de decir «¡No!»Esta es una habilidad bastante valiosa que todos deberían aprender a evitar que otros se manipulen a sí mismos. Las personas auténticas tienen esta habilidad de la naturaleza. Entienden que tienen derecho a decidir cuándo y a quién dar su tiempo. Al mismo tiempo, no son insensibles y ayudan voluntariamente a seres queridos, pero son bastante capaces de negarse sin sentirse culpables.
  • Capacidad para aceptar la individualidad de otras personas. La persona auténtica se da cuenta de que todas las personas son diferentes y que todos tienen ciertos defectos. Por lo tanto, permite que todos sus seres queridos sean ellos mismos, incluso si algunas características de su personaje lo incomodan.

¿Cómo apareció el término?

El autor del concepto es considerado un psicólogo estadounidense del siglo XX, Carl Rogers, quien ofreció una visión inusual de la psicología humana. Llegó a la conclusión de que el deseo de ser uno mismo es la aspiración más importante de cualquier persona, pero debido a circunstancias externas, las personas se ven obligadas a contenerla. Rogers creía que la autenticidad es la capacidad de ser el creador de la propia vida, la capacidad de interpretar correctamente las necesidades de uno y satisfacerlas sin perder la capacidad de coexistir armoniosamente con los demás.

Una persona auténtica generalmente no tiene problemas de salud mental. Lo contrario también es cierto: una persona que necesita ayuda psicológica generalmente no es auténtica. Pero las excepciones son posibles, porque una persona integral puede sufrir un trauma mental o enfrentar otras dificultades insuperables.

Carl Rogers desarrolló un nuevo enfoque para tratar a sus pacientes que se centraron en la aceptación y la construcción de autenticidad. Para ser más congruente, una persona debe darse cuenta de que quienes los rodean los aceptan por lo que son. Una vez que se da cuenta de que no hay necesidad de fingir a los demás, deja de fingir a sí mismo. Su percepción del mundo exterior ha cambiado por completo y se convierte en una persona congruente y consciente.

Antes de Rogers, los psicólogos trabajaban principalmente con trastornos mentales y desviaciones de la norma. La ausencia de problemas se tomó como la norma. Rogers propuso considerar la autenticidad como la norma del bienestar y la felicidad de una persona a la que todos deberían luchar. Más tarde, esta idea fue tomada y popularizada por el psicólogo y entrenador británico Joseph Stephen.

¿Cómo desarrollar autenticidad?

Como ya lo hemos descubierto anteriormente, la autenticidad en la psicología se considera uno de los indicadores más importantes de la salud mental. Es un rasgo de personalidad puramente positivo que ayuda a una persona a comprender exactamente por qué se esfuerza, y también contribuye a buenas relaciones con personas cercanas. Entonces, para cualquiera que entienda qué es la autenticidad, es natural querer desarrollarla en sí misma. Tres simples pasos pueden ayudarlo a hacer esto:

  1. Aumentar la autoestima. Incluso las personas muy seguras de sí mismas pueden tener baja autoestima, y esto puede ser un gran obstáculo para su capacidad de aceptarse por lo que son. Por lo tanto, mejorar la autoestima es el primer paso hacia la autenticidad.
  2. Aprende a aceptarte a ti mismo y no ponerte condiciones. Incluso cuando niños, desarrollamos la creencia de que seremos menos amados por cada error. A medida que crecemos, continuamos poniendo condiciones sobre nosotros mismos que nos hacen sentir imperfectos. Por lo tanto, es importante aprender a aceptarnos y apreciarnos sin condiciones.
  3. Elija relaciones positivas. Las personas tóxicas pueden infectar a cualquier persona con su hipocresía y es difícil permanecer congruente al comunicarse con ellos. Por lo tanto, aprenda a identificar la toxicidad e intente evitar acercarse a esas personas.

Conclusión

La autenticidad es la capacidad de una persona para comportarse con plena conformidad con sus actitudes, creencias y principios. La mayoría de las personas no son inicialmente auténticas porque se les enseña como niños a ajustar su comportamiento para cumplir con las expectativas de los padres, maestros y otros adultos. Dicho esto, todos pueden descubrir su autenticidad utilizando los consejos que hemos revisado hoy.